SESTAO

Prentsa Aretoa

2022/12/27

Aprobado un plan con 61 medidas para reducir un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030

Entre las acciones propuestas se consideran clave seguir impulsando la rehabilitación energética de edificios e impulsar la creación de comunidades urbanas de energía inteligente

rss Ezagutzera eman
Aprobado un plan con 61 medidas para reducir un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030

ARGAZKIA JAITSI

El Ayuntamiento de Sestao ha aprobado el Plan de Acción del Clima y la Energía Sostenible (PACES) en la sesión plenaria del mes de diciembre celebrada hoy, un documento que recoge las medidas que el municipio pondrá en marcha en los próximos años con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 y los gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera.

Cronológicamente, este Plan tiene su origen tras la adhesión de nuestro ayuntamiento al Pacto de Alcaldes y Alcaldesas para el Clima y la Energía, un movimiento que agrupa a miles de gobiernos locales y regionales de todo el planeta, que de forma voluntaria se comprometen a trabajar para reducir las emisiones de CO2 y los gases de efecto invernadero.

A partir de ese momento el Ayuntamiento tenía dos años de plazo para presentar un plan de acción con las medidas que desarrollará hasta 2030 para alcanzar sus objetivos. Un plan que, además, debía ir acompañado de un inventario de emisiones de referencia y de su evaluación de riesgos y vulnerabilidades derivados del cambio climático, que son los documentos que hoy presentamos a este Pleno para su aprobación.

De acuerdo con la información recopilada en estos últimos meses, la industria es responsable del 64% de las emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero que se emiten en Sestao, seguido del transporte (18%), sector servicios (11%), parque residencial (5%), servicios municipales (1%) y los residuos (1%).

Si pusiéramos el foco únicamente en el origen de las emisiones de las que es directamente responsable el Ayuntamiento veríamos que el 74% son producidas en los edificios municipales, el 24% por el alumbrado público y el 2% por la flota municipal de vehículos.

El Plan de Acción del Clima y la Energía Sostenible propone a lo largo del documento 7 líneas de actuación, 15 programas de trabajo y un total de 61 acciones concretas para la consecución de los siguientes objetivos en el año 2030.

  1. Reducir al menos un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero.
  2. Reducir los riesgos derivados del cambio climático y asegurar la resiliencia del municipio y de su población.
  3. Adoptar medidas para la lucha contra la pobreza energética de la ciudadanía.
  4. Asegurar que al menos el 32% de la energía eléctrica y térmica consumida por los edificios municipales sea autoproducida mediante origen renovable.
  5. Reducir los consumos energéticos de la administración pública en al menos un 35%.

Las medidas que plantea el plan abarcan diferentes ámbitos de actuación e implican no solo al Ayuntamiento, sino a otras instituciones públicas como la Diputación Foral de Bizkia, el Ente Vasco de la Energía, URA, el Consorcio de Aguas Bilbao-Bizkaia, Bizkaibus, la Mancomunidad de la Margen Izquierda y Zona Minera y el Gobierno de España. Las siete acciones clave son las siguientes:

  1. Impulso a la rehabilitación energética de edificios residenciales en el marco de la Estrategia Local de Regeneración Urbana Integrada.
  2. Impulso a la creación de comunidades urbanas de energía inteligente.
  3. Impulso al uso del vehículo eléctrico y cero emisiones.
  4. Mejora de la permeabilidad de la superficie antropizada del municipio.
  5. Incremento y naturalización de la superficie de zonas verdes urbanas.
  6. Desarrollo de programas de educación ante los riesgos del cambio climático.
  7. Análisis de las personas en situación de vulnerabilidad energética y coordinación interdepartamental.

No obstante, el plan propone actuar también sobre el alumbrado público para mejorar su eficiencia energética, instalar placas solares en las cubiertas de los edificios municipales, sustituir paulatinamente la flota de vehículos municipales por unos nuevos que sea eléctricos o híbridos enchufables, instalar puntos de recarga eléctrica para vehículos e impulsar la instalación de calderas de biomasa comunitarias como la que ya existe en la zona de Txabarri.

Next Euskadi