SESTAO

Prentsa Aretoa

2021/06/30

El Ayuntamiento nombra a Sabina de la Cruz ‘hija predilecta’ de Sestao

El título reconoce su gran aportación al mundo de la literatura y la docencia

rss Ezagutzera eman

ARGAZKIA JAITSI

BIDEOA JAITSI

PARTEKATU BIDEOA

La profesora y escritora Sabina de la Cruz ya es oficialmente Hija Predilecta de Sestao. El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado su nombramiento en la sesión ordinaria del mes de junio celebrada hoy con el apoyo unánime de todos los grupos políticos. Su hermana y dos de sus sobrinos han asistido al pleno donde han recibido el título y una reproducción de la Plaza San Pedro como recuerdos por este reconocimiento.

Esta designación de Sabina de la Cruz como Hija Predilecta de Sestao tiene su origen en una declaración institucional que también fue aprobada por unanimidad en el Pleno del pasado mes de diciembre. Además de otorgarle esta distinción, la Corporación Municipal se comprometió a darle su nombre a la Biblioteca Municipal, así como a colocar una imagen conmemorativa en la calle Blas de Otero.

Sabina de la Cruz nació en Sestao en el seno de una familia de comerciantes y pronto comenzó a destacar en su faceta académica con sus estudios de Bachiller durante una época en la que muy pocas mujeres tenían la oportunidad de hacerlo. Su capacidad y perseverancia eran de tal tenacidad que consiguió una beca del propio Ayuntamiento de Sestao en los años cuarenta cuando en aquella época era algo realmente inaccesible para aquellas personas no vinculadas al régimen franquista.

Tras la Guerra Civil, su madre sacó adelante a la familia regentando el Bar Azul de la calle Txabarri, en el que más de una vez, tras las clases, colaboraba en los quehaceres del negocio. El domicilio de la familia estaba muy cerca del bar y fue en aquella casa donde conoció al poeta Blas de Otero, a quien estuvo ligada durante el resto de sus días.

Años más tarde obtuvo su Doctorado en Filología Románica e impartió clases de esa especialidad como Dialectología italiana, Lingüística vasca y Literatura española contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid, donde ejerció de profesora durante un largo periodo de tiempo.  

Se sumergió en el ambiente cultural de Bilbao desde muy joven y allí pudo relacionarse con numerosos intelectuales y artistas de la época como Ángela Figuera, Gabriel Aresti, Agustín Ibarrola, Vidal de Nicolás, Gabriel Celaya y, como no, Blas de Otero.

Cuando el poeta regresó de Cuba, divorciado, a principios de los años sesenta Sabina de la Cruz decidió coger su maleta y marchar a Madrid para permanecer junto a él. Fueron años en los que Sabina desarrolló su actividad profesional en torno a la lengua y la literatura. Esa labor no es muy conocida, pero sus publicaciones evidencian la importancia de estos escritos.

Sabina de la Cruz regresó a Euskadi tras el fallecimiento de Blas de Otero retomando nuevamente la docencia y recuperando su participación en la Asociación Artística Vizcaína. Dedicó los últimos años de su vida a recopilar y divulgar la obra literaria de su marido a través de la propia Fundación Blas de Otero en la que ostentó el cargo de Fundadora y Presidenta.

El pasado mes de noviembre falleció a la edad de 91 años dejando tras de sí un importante legado. 

Next Euskadi